Cabecera Asociación Bolo Vaqueiro

Saluda 2012

José Luis Fontaniella Fernández
Fernando Maestro
Alcalde de Cangas del Narcea

Derribar y lanzar lo más lejos posible el mayor número de bolos es la finalidad del bolo vaqueiro, aprovechar el impulso y conseguir derribar las fronteras para que nuestro deporte autóctono sea reconocido y se mantenga en la posición que merece debe ser el objetivo de todos los asturianos y especialmente, de los cangueses.

Tenemos la suerte de pertenecer a una tierra inmensamente rica en costumbres, valores y cultura, que en muchas ocasiones se mantienen en un segundo plano sin otorgárseles suficiente reconocimiento. Somos nosotros mismos los que a menudo nos alejamos de nuestras propias señas de identidad por creerlas, equivocadamente, fuera de lugar y anticuadas para un mundo que cada vez avanza más rápido hacia un futuro donde parece que la tecnología y la modernización se anteponen al pasado y por ende, a nuestras raíces. Obviando así, que tradición y progreso van de la mano, que no podemos construir una sociedad avanzada sin tener en cuenta nuestro pasado, nuestra procedencia, nuestro folclore, al fin y al cabo, una construcción que resultará infructuosa si carece de una base sólida compuesta de los valores tradicionales que nos identifican como pueblo.

El bolo vaqueiro forma parte de nuestro bagaje cultural, representa nuestra manera de relacionarnos, de divertirnos, incluso, de competir; y en esta sociedad de desmemoriados estuvo a punto de desaparecer. Durante años, el bolo vaqueiro fue relegado a un rincón de la mente de nuestros mayores que recordaban con añoranza las tardes de domingo en la plaza del pueblo todos reunidos jugando al bolo vaqueiro.

Gracias al esfuerzo y al empeño de jugadores, aficionados y, sobre todo, de amantes de nuestros bolos; todos ellos representados por la Asociación del Bolo Vaqueiro, ahora mismo podemos hablar del bolo vaqueiro como deporte. La incansable labor de la asociación para mantener la pervivencia de este juego ha conseguido, no solo, crear afición, sino que también ha convertido al bolo vaqueiro y a sus jugadores en embajadores de Asturias y de Cangas del Narcea. Logrando, además, que Cangas sea un referente de este deporte autóctono, lo que nos enriquece como pueblo y como destino turístico, ya que ofrece al visitante unos valores y experiencias únicos.



Tirar boladas eichando abaxo’l mayor númaru de bolos yá la finalidá del bolu vaqueiru, aprovechar l’impulsu ya consiguir pasar las fronteras pa que’l nuesu deporte autóctonu sea reconocíu ya se mantenga na posición que merez tien de ser l’obxectivu de tódolos asturianos ya especialmente de los cangueses.

Tenemos la suerte de pertenecer a una tierra saxeradamente rica en costumes, valores ya cultura, muitas veces manteníos nun segundu planu ya sin la suficiente reconocencia.  Somos nós mesmos los que muitas veces nos situamos l.lonxe de las nuesas señas d’identidá propias por creelas, enquivocadamente, fuera de sitiu ya anticuadas pa un mundu que cada vez avanza más rápido hacia un futuru ande pare que la tecnoloxía ya la modernización tán poncima del pasáu ya de las nuesas raíces. Esqueicemos asina que tradición ya progresu van de la mano, que nun podemos construir una sociedá avanzada sin tener en cuenta’l nuesu pasáu, la nuesa procedencia, el nuesu folclor, porque, a la fin, una construcción tien de resultar inútil se-y falta la base sólida compuesta polos valores tradicionales que nos identifican cumo pueblu. 

El bolu vaqueiru forma parte del nuesu fardaxe cultural, representa la nuesa manera de relacionanos, de divertinos, hasta de competir; ya nesta sociedá de desmemoriaos touvo a puntu de saparcer.  Durante años, el bolu vaqueiru quedóu arrequeixáu na mente de los nuesos mayores, que s’alcordaban con murnia de las tardes de domingu nas que todos se regunían pa xugar a los bolos na plaza’l pueblu. 

Gracias al esfuerzu ya al sofitu de xugadores, aficionaos ya, sobre todo, d’amantes de los nuesos bolos, todos el.los representaos pola Asociación del Bolu Vaqueiru, agora podemos falar del bolu vaqueiru cumo deporte. El l.labor incansable de l’asociación pa mantener esti xuegu consiguíu, non sólo crear afición, senón tamién convertir al bolu vaqueiru ya a los sous xugadores n’embaxadores d’Asturias ya de Cangas del Narcea. Fadiendo, amás, que Cangas sea un referente d’esti deporte autóctonu, lo que nos arriquez cumo pueblu ya cumo destín turísticu qu’ufierta al visitante valores ya experiencias únicos.


Traducción feita por Mónica Rodríguez Riesgo
Responsable del Serviciu de Normalización L.lingüística del Conceyu Cangas
 

© Asociación Bolo Vaqueiro