Cabecera Asociación Bolo Vaqueiro

Saluda 2010

Carlos Suari RodrigueFernando Maestro


Etnógrafu especializáu en xuegos tradicionales.
Profesor l.licenciáu en Ciencias de l’Actividá Física.
Redactor y presentador d’espacios sobre esta materia na RTPA.

Que nun cuache la bola. Que los bolos se deiten, depués d'un vuelu violentu, acul.ló del venti. Ya volver la mano cumo Dious manda, pa que se toupen ya estoupen las maderas. Son los fotogramas d'un xuegu que se pierde na nueite los tiempos. Un xuegu que nun esqueició requeixu nengún ya foi protagonista al pía la ilesia, nu medio'l camín, na plaza'l pueblu. Agora la xente d'esta tierra afortunada en val.les ya montes, en ríos ya nieve, recupera la memoria qu'a puntu tuvo de perdese, ya'l xuegu chega al institutu, a la tele, a las boleras cubiertas. L'Asociación del Bolu Vaqueiru nun solo representa la revitalización d'esti xuegu, yía la demostración de tolas cousas que podemos faer pola nuesa cultura tradicional, l'exemplu de que los nuesos vezos siguen teniendo función, seique más que nunca, nu sieglu ventiún. De la trayectoria última d'esti xuegu muito podemos dicir. El deliciosu pasu al sistema esportivu, fiel a la información que los más viechos dienon en cada l.lugar, la organización ya l'ambiente que dan cuerpu a las competiciones de güei, ya'l perfeccionamientu técnico-tácticu al que tan chegando los mechores xugadores, son los tres argumentos que sirven pa desplicar l'éxitu social del bolu vaqueiru. Yía'l tiempu de que las instituciones nun cuachen la bola ya de que pasen un par de bolos los medios de comunicación, dándo-l.li a esti xuegu'l sitiu que merez, nel sistema educativu, nos periódicos. Ya a los de casa que nun nos temble la mano, toupando madera cona madera, arredondiando una bolada con muitos bolos, en forma de garantía de futuru. 



Que no cuache la bola. Que  los bolos se acuesten, después de un vuelo violento, más allá del veinte. Y devolver la mano como Dios manda, para que se encuentren y exploten las maderas. Son los fotogramas de un juego que se pierde en la noche de los tiempos. Un juego que no olvidó ningún rincón y fue protagonista junto a la iglesia, en medio del camino, en la plaza del pueblo. Ahora la gente de esta tierra afortunada en valles y montañas, en ríos y nieve, recupera la memoria que a punto estuvo de perderse, y el juego llega al instituto, a la tele, a las boleras cubiertas. La Asociación del Bolo Vaqueiro no sólo representa la revitalización de este juego, es la demostración de todas las cosas que podemos hacer por nuestra cultura tradicional, el ejemplo de que nuestras costumbres siguen teniendo función, tal vez más que nunca, en el siglo veintiuno. De la trayectoria última de este juego mucho podemos decir. El delicioso paso al sistema deportivo, fiel a la información que los más viejos dieron en cada lugar, la organización y el ambiente que dan cuerpo a las competiciones de hoy, y el perfeccionamiento técnico-táctico al que están llegando los mejores jugadores, son los tres argumentos que sirven para explicar el éxito social del bolo vaqueiro. Es el tiempo de que las instituciones no cuachen la bola y de que pasen un par de bolos los medios de comunicación, dándole a este juego el sitio que merece, en el sistema educativo, en los periódicos. Y a los de casa que no nos tiemble la mano, encontrando madera con la madera, redondeando una bolada con muchos bolos, en forma de garantía de futuro.    

© Asociación Bolo Vaqueiro